El temblor de magnitud 5,2 se registró a 30 kilómetros del suroeste de Arcelia, en el estado de Guerrero, México, provocando la activación de la alerta sísmica en la Ciudad de México.

De acuerdo con el Servicio Sismológico Nacional, reportó inicialmente que el movimiento telúrico tuvo una dimensión cercana a los 5,3 grado en la escala de Richter, el sonido de aviso provocó que cierta cantidad de personas salieran a las calles de la capital mexicana para buscar refugio mientras pasaba dicho fenómeno natural.

El coordinador nacional de Protección Civil, Luis Felipe Puente, escribió a través de su cuenta de Twitter, informando sobre dicha situación "Al momento las unidades Estatales de Protección Civil donde fue sentido el sismo de hace unos minutos no reportan afectaciones, continuamos con el monitoreo".

Aclarando que no había daños ni víctimas mortales en los estados de Guerrero, Oaxaca, Morelos, Michoacán, Hidalgo y Estado de México, conociendo de primera mano los reportes suministrados por las delegaciones del Gobierno.

En el año 2017, exactamente el 19 de septiembre, el país centroamericano vivió un hecho similar dejando como resultado 471 personas fallecidas, en la mayor tragedia natural en México desde el terremoto de 1985, en donde perecieron en ese año miles de muertos.