“Alberto”, la tormenta subtropical que ha dejado por su paso fuertes lluvias e inundaciones, dejando como resultado, la muerte de cuatro personas, paralización de una refinería, el colapso de un puente y la evacuación de miles de ciudadanos cubanos.

El presidente cubano, Miguel Díaz-Canel, en medio de una reunión con el ministro del Interior, Julio César Gandarilla, cuyo tema es, evaluar los daños y la decisión de las acciones preventivas, manifestó que “Tenemos cuatro pérdidas de vidas, todas por imprudencia”.

Díaz-Canel, añadió que "Hay que trabajar, alentar a la población, de todo esto se sale. La vida nos va diciendo que con los problemas del cambio climático estos fenómenos cada vez van a ser más frecuentes, por lo tanto, tenemos que tener capacidad de preparación y respuesta”.

Las inclementes lluvias han afectado al centro y occidente de la isla. Cerca de 40.000 personas han sido evacuadas de las localidades centrales de Cienfuegos, Sancti Spíritus, Matanzas y Villa Clara, además, 1.384 viviendas resultaron averiadas, de las cuales 174 se desplomaron por completo y varias zonas no cuentan con energía eléctrica.

Los organismos de socorro comienzan a centralizarse en el transporte de ayudas y alimentos a los lugares afectados.