Un dispositivo desarrollado por investigadores de la Universidad de Ciancinnati, el cual tiene el tamaño de una cura, es capaz de estimular las glándulas sudoríparas en una determinada parte del cuerpo, este estudio fue publicado en la revista de dicha universidad.

Este sensor se activa con la ayuda de un gel que contiene la sustancia carbacol, como también con la intervención de un mínimo pulso de corriente eléctrica de 0,2 miliamperios, señaló el portal FayerWayer.

Cabe resaltar que por medio de este proceso se permitirá medir las concentraciones de electrolitos, en un futuro lograr la medición de los niveles de estrés, como también, analizar la deshidratación corporal, o la forma en que el cuerpo absorbe ciertos medicamentos.

El estudio destaca que dicho método es menos invasivo que tomar una muestra de sangre; además que la estimulación de las glándulas sudoríparas se puede llevar a cabo durante 5 horas, por lo que sus creadores pretenden aumentar el tiempo de su uso hasta por una semana.