La curiosa historia tiene lugar en Michigan, Estado Unidos, cuando David Mazurek, un hombre que habita en ese estado, se dio cuenta que la piedra que sostenía su puerta para que no se cerrara, era el fragmento de un meteorito, que estaba avaluado en 100 mil dólares.

Este hombre afirmó que el meteorito estaba en un granero que compró en 1988, en Edmore, un poblado del estado de Michigan, luego del paso de los años, Mazurek, escuchó que en las Universidades pagaban mucho por este tipo de objetos así que se decidió y llevo el pedazo de roca a ver si era valiosa.

De acuerdo con la Universidad Central de Michigan y el Museo Smithsonian, el trozo de meteorito pesa un poco más de 10 kilos y se ubica en la sexta posición de tamaño entre los ya encontrados en este estado; por otro lado, Mazurek afirmó que hará una donación a la Universidad después de que le entreguen la recompensa.